Skip to main content
¡Marca ya!
1-800-840-4040
Haz click aqui

Al presentar una solicitud de SSDI, el objetivo principal es demostrar la incapacidad para desempeñar tus responsabilidades laborales debido a una discapacidad. A su vez, debes validar esta discapacidad presentando pruebas médicas a la oficina del Seguro Social (SSA por sus siglas en inglés).

La SSA ha creado una guía de referencia en la que se enumeran las deficiencias, así como los criterios médicos necesarios para demostrar una discapacidad antes de conceder la aprobación del SSDI. Esta guía se denomina Libro azul de la SSA. Un grupo de médicos revisará tus pruebas médicas y determinará si se ajustan a las normas establecidas en el Libro Azul durante la evaluación de tu solicitud.

Dada la naturaleza compleja y extensa de la parte de pruebas médicas de tu solicitud de SSDI, considera trabajar con Casa de la Justicia para obtener los beneficios por incapacidad que tienes derecho a recibir. ¡Ponte en contacto  con nosotros ahora para discutir tu futura presentación al seguro social!

¿Qué tipo de pruebas médicas se necesitan para respaldar mi solicitud de incapacidad al Seguro Social?

Debes incluir en tu solicitud de SSDI documentación que venga de un profesional médico autorizado. No obstante, la SSA también tiene en cuenta la información complementaria obtenida de profesionales no médicos, como profesores, cuidadores y empleadores. 

Para obtener mejores resultados, la SSA aconseja a los solicitantes que aporten pruebas de “fuentes tratantes”. El sitio web de la SSA considera “fuentes tratantes” a los profesionales médicos con experiencia que te han atendido en el pasado o actualmente con tratamientos y/o evaluaciones médicas. La SSA prefiere fuentes de tratamiento, ya que tienen la información más actualizada sobre tu discapacidad – que a menudo elimina la necesidad de proveer más informes.

¿Cómo determina la SSA si la condición médica de un solicitante es lo suficientemente grave como para calificar para beneficios de SSDI? 

Para tener derecho a las prestaciones hay que demostrar a la SSA la gravedad de la enfermedad o lesión.

Para empezar, la SSA comprobará tu discapacidad con la lista de discapacidades del Libro Azul. Aquí, una discapacidad se refiere a una lesión o enfermedad que limite  tu capacidad para realizar las acciones necesarias para mantener un empleo remunerado. 

El hecho de que una discapacidad figure en la lista del Libro Azul no supone la aprobación inmediata para recibir prestaciones del SSDI. Además de tu diagnóstico, tendrás que demostrar la gravedad de tu discapacidad. Como explica el sitio web de la AARP,  “el Libro Azul detalla los síntomas, resultados de pruebas u otros datos que demuestran que tu condición es lo suficientemente grave como para ser realmente incapacitante a los ojos de la agencia y los registros que debes presentar para demostrarlo”.

La SSA se basa en los informes oficiales que proporcionan los síntomas, los resultados de pruebas y otros registros médicos para descubrir el grado en que tu condición causa deterioro. Ya poseer este papeleo crucial, sin duda, ayudará a acelerar tu solicitud de SSDI hacia la aprobación.    

¿Qué documentos necesito para apoyar mi solicitud de beneficios por incapacidad? 

Mientras haces la recopilación de documentos para tu solicitud de SSDI, ten en cuenta que la cantidad es clave. Cuantas más pruebas concretas apoyen tu solicitud, mayores serán tus posibilidades de obtener prestaciones por incapacidad.

Cuando finalmente vayas a presentar tu solicitud, prepárate para rellenar diferentes formularios durante las distintas fases de tu proceso de aplicación del SSDI. Además, debes informar a tu médico de que probablemente necesitarás pruebas médicas para respaldar muchas partes de tu reclamación. 

Algunos ejemplos de pruebas médicas necesarias para las solicitudes de SSDI son: 

Formulario de autorización médica 

El formulario SSA-827 es un formulario de autorización médica que permite a la SSA ponerse en contacto directamente con tu médico para hablar de tu enfermedad y de todos los documentos médicos relacionados. Aunque no es obligatorio, este formulario probablemente agilizará la presentación de tu solicitud y creará la transparencia necesaria para reforzarla.

Resultados de pruebas médicas 

Los resultados de las pruebas médicas son la evidencia más sólida que puedes aportar a la SSA para tu solicitud de SSDI. Por ejemplo, proporcionar los resultados de pruebas diagnósticas como tomografías computarizadas y biopsias constituye una prueba innegable de tu enfermedad o impedimento.

Cartas de recomendación 

También es una gran idea pedir a tu médico que escriba una carta de recomendación a la SSA que defina claramente tu discapacidad y cómo esta afecta tu habilidad para trabajar. Esta adición a tu evidencia médica puede influir positivamente en la decisión de la SSA en tu reclamo.

Informe de discapacidad para adultos 

El formulario SSA-3368 también se conoce como “Informe de discapacidad para adultos”. El formulario SSA-3368 es un documento que detalla la correlación entre tú discapacidad y tu historial laboral. Establece tu incapacidad para trabajar en la misma medida que exigían tus empleos anteriores.

Evaluación de la capacidad funcional residual (RFC por sus siglas en inglés) 

Ten en cuenta que sólo debes presentar una evaluación RFC si tu solicitud inicial de SSDI fue rechazada. La evaluación RFC es la evaluación de un médico que indica tu nivel de funcionalidad teniendo en cuenta alcance de tu condición. En esencia, se explica exactamente qué tipos de trabajo puedes y no puedes realizar debido a tu discapacidad.

¿Hasta cuándo tiempo atrás consulta el Seguro Social los historiales médicos? 

No existe un plazo definido para que la SSA examine tu historial médico a la hora de evaluar tu derecho a las prestaciones por incapacidad. 

El nivel en que la SSA indaga en tu historial médico depende generalmente de tu enfermedad. Por ejemplo, para verificar enfermedades progresivas de crecimiento lento, como la artritis, pueden ser necesarios historiales médicos de varios años. Por el contrario, las discapacidades derivadas de una lesión repentina y singular pueden requerir sólo unos pocos meses de registros.

¿Necesitas ayuda para solicitar prestaciones por incapacidad? Ponte en contacto con Casa de la Justicia   

Proporcionar todas las pruebas médicas para demostrar tu solicitud de SSDI puede ser un poco abrumador. Los abogados con experiencia de Casa de la Justicia se asegurarán de presentar el mejor caso posible para que tu discapacidad coincida con el Libro Azul de la SSA. 

Nuestro equipo bilingüe sabe cómo presentar los documentos necesarios para los casos de beneficios por incapacidad. 

¡Ponte en contacto con nosotros hoy para empezar!